28.5 C
Morelia, MX
22 mayo, 2024
Image default

LOS CIENTOS DE MILES DE TRABAJADORES EN PAÍSES POBRES QUE HACEN POSIBLE LA EXISTENCIA DE SISTEMAS DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL COMO CHATGPT (Y POR QUÉ GENERAN CONTROVERSIA)

Veronica Smink

BBC News Mundo

Desde que estrenó a finales de 2022, el programa de inteligencia artificial ChatGPT no ha dejado de ser tema de conversación, tanto de quienes admiran este avance tecnológico como de quienes temen sus repercusiones.

Gran parte del debate se ha centrado en los usos que podría tener este chatbot inteligente, que es capaz de responder casi a cualquier pregunta de un usuario y de producir textos que parecen escritos por un humano.

¿La utilizarán los estudiantes para que les haga los deberes? ¿Y los dirigentes para que les escriba los discursos? ¿Podría incluso escribir este artículo que estás leyendo?

Además de la gran inquietud sobre si dejará este programa de inteligencia artificial (IA) sin trabajo a millones de personas que hoy realizan tareas que esta máquina puede realizar en cuestión de segundos, otra controversia tiene que ver con los derechos de autor.

ChatGPT utiliza información que obtiene principalmente de internet. Pero en general no cita las fuentes, llevando a acusaciones de plagio que ya han derivado en denuncias legales.

Pero detrás del ruido que ha generado esta innovación, y el avance que significa para las tecnologías que usan IA, se esconde otra polémica que es mucho menos conocida.

Tiene que ver con los cientos de miles de trabajadores, muchos de bajos ingresos, sin los cuales no existirían sistemas de IA como ChatGPT.

Qué es ChatGPT, el revolucionario sistema de inteligencia artificial que preocupa a algunos expertos

No hablamos de los programadores que diseñan los algoritmos, que suelen trabajar en lugares como Sillicon Valley y cobrar buenos sueldos.

Hablamos de la «fuerza laboral oculta», como la llamó la asociación sin fines de lucro Partnership on AI (PAI), que agrupa a organizaciones académicas, de la sociedad civil, de los medios y de la propia industria involucrados con la IA.

¿Quiénes componen esta fuerza escondida? Personas subcontratadas por las grandes empresas tecnológicas, en general en países pobres en el hemisferio Sur, para «entrenar» a los sistemas de IA.

Etiquetadores

Estos hombres y mujeres realizan una tarea tediosa -y potencialmente dañina para la salud mental, como veremos más adelante- pero que es esencial para que funcionen programas como ChatGPT.

Consiste en etiquetar millones de datos e imágenes para enseñarle a la IA cómo actuar.

Tomemos como ejemplo el chatbot que está causando sensación.

Cuando le preguntas algo a ChatGPT, el programa usa unos 175.000 millones de «parámetros» o variables, para decidir qué responder.

Como ya mencionamos, este sistema de IA utiliza como fuente principal información que obtiene de internet. Pero ¿cómo distingue los contenidos? Gracias a estas referencias, que le son «enseñadas» por seres humanos.

«No hay nada inteligente de la inteligencia artificial. Tiene que aprender a medida que se le entrena», explica a BBC Mundo Enrique García, cofundador y gerente de DignifAI, una empresa estadounidense basada en Colombia que se dedica a contratar a estos «anotadores de datos».

Estos profesionales, más conocidos como «etiquetadores de datos» (data labelers, en inglés), identifican información, como textos, imágenes y videos, y le indican al programa qué es qué, para que la máquina pueda entender qué es cada cosa y aprender en qué contexto usarla.

En la industria tecnológica llaman a este tipo de tarea «enriquecimiento de datos».

Pero, irónicamente, y a pesar de que se trata de un trabajo esencial para el desarrollo de la IA, los enriquecedores de datos conforman el eslabón más pobre en la cadena de producción de las grandes empresas tecnológicas.

Un hecho que fue reconocido por Partnership on AI.

«A pesar del papel fundamental que desempeñan estos profesionales de enriquecimiento de datos, un creciente cuerpo de investigación revela las condiciones laborales precarias que enfrentan estos trabajadores», señaló el organismo.

«Esto podría ser el resultado de esfuerzos por ocultar la dependencia de la IA de esta gran fuerza laboral al celebrar las ganancias de eficiencia logradas por esta tecnología. Fuera de la vista también está fuera de la mente», denunció la coalición, a la que también forma parte OpenAI, la empresa que creó el ChatGPT.

Leer más: https://www.bbc.com/mundo/noticias-64827257

Noticias Relacionadas

CORONAVIRUS: LAS AUTORIDADES EN EE.UU. ADVIERTEN QUE LA VARIANTE DELTA ES TAN CONTAGIOSA COMO EL SARAMPIÓN Y PUEDE SER TRANSMITIDA POR LOS VACUNADOS

Guille Herrera

EL MINISTERIO DE DEFENSA RUSO ADVIERTE SOBRE «ATAQUES DE ALTA PRECISIÓN» EN KYIV

Guille Herrera

ZELENSKI DICE QUE 200 MIL NIÑOS UCRANIANOS HAN SIDO LLEVADOS A RUSIA CONTRA SU VOLUNTAD

Guille Herrera

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto Aceptar .